Visitando Aranjuez

Durante tu visita a Madrid, no puedes dejar escapar la oportunidad de visitar también Aranjuez.

Mayo 9, 2018

Las ideas de la Ilustración, adaptadas al desarrollo urbano de las ciudades, se encarnan aquí en un equilibrio entre la naturaleza y el hombre, los cauces del río y el diseño de los jardines, entre el bosque y la arquitectura del palacio.

El Tren de la Fresa y el festival para conmemorar la Revuelta de Aranjuez, de Interés Turístico Nacional, son algunos de los eventos culturales que aguardan al visitante de esta localidad de la Comunidad de Madrid.

La disposición en red de las calles de su barrio histórico es producto de este pensamiento racionalista. Una de las joyas de esta ciudad cercana a Madrid, y el origen de su esplendor, es su Palacio Real.

Una visita a los jardines:

Otro elemento característico de Aranjuez son sus jardines. Frente a la fachada este del palacio se encuentra el Jardín del Parterre, de estilo inglés, donde sobresalen las esculturas de la fuente. Otros dos jardines comienzan cerca de los edificios. El Jardín de la Isla, llamado así porque se extiende entre el curso del Tajo y la Ría, es otro de los lugares por los que vale la pena pasear. Más boscoso es el Jardín del Príncipe, en un estilo gótico francés. El cauce del río, las fuentes y las plazas te llevan a la Casa del Labrador. Es otro pequeño palacio al estilo de los pabellones de Versalles (París), que alberga interesantes exposiciones de pintura.


El resto de la villa también muestra los mismos valores, reflejados en el diseño de sus calles, de puro estilo barroco. Edificios uniformes, calles arboladas y amplias avenidas son algunas de sus características. Un diseño que hace que sea fácil visitar otros sitios importantes, como la Fuente Mariblanca, el Teatro Real, los Establecimientos de Criados y Huéspedes y los Establos o el Mercado de Alimentos. También hay otros palacios, como Osuna, Medinaceli o Godoy. Entre la arquitectura religiosa, buenos ejemplos son el Convento de San Pascual (obra de Sabatini con pinturas de Megs y Tiépolo), y las iglesias de Alpajés (una construcción de ladrillo con un pórtico barroco) y San Antonio (con su gran cúpula y columnas lonic )


La estación de trenes de Aranjuez, en un peculiar estilo neomudéjar, es otro de los monumentos de la ciudad. Sus vías transportan al visitante al pasado cuando, entre mayo y septiembre, entra en funcionamiento el tren de la fresa. Una antigua máquina de vapor tira de los vagones en su viaje. Además, también podemos visitar el Real Cortijo de San Isidro, una serie de pequeños palacios y jardines.


Aranjuez está muy cerca de Madrid, a unos 40 minutos en coche desde el centro de la ciudad, y realmente vale la pena visitarlo, así que si tienes la oportunidad, animamos a nuestros amigos y clientes a visitar Aranjuez y #DisfrutarDelViaje a esta hermosa ciudad.